KIOSKO Galería
 
 

Taller de escultura en molde de arena

dirigido por Francisca Sánchez

del 13 de Febrero 2015 al 20 de Febrero 2015

Taller de escultura en molde de arena es dirigido por Francisca Sánchez y forma parte de su investigación sobre la producción de formas a partir de excavaciones; "Usando arena como molde, exploraremos la creación de diferentes formas mediante la técnica del vaciado en yeso". Pueden participar personas de cualquier edad interesadas en la experimentación artística. El taller se realizará los días viernes 13 y 20 de febrero de 15:00 a 17:00 Hrs. Al cierre se espera que los participantes muestren junto a Francisca, los resultados del taller.
 
Mayor información 
www.franciscasanchez.cl
mfranciscasanchez@gmail.com
http://vimeo.com/104888822
 
Francisca Sánchez nació en Santiago 1975. Licenciada en Antropología y Magister en Artes Visuales de la Universidad de Chile. En el 2004 participa en la residencia De Ateliers en Amsterdam y dos años después se integra al programa de investigación artística La Seine de l’École Nationale Supérieure des Beaux Arts de Paris. Durante el tiempo que vive en el extranjero es becada por las entidades en las que participa lo que le permite dedicarse exclusivamente a la experimentación y al trabajo sistemático en el taller. Esto marcará su quehacer artístico proponiendo la práctica de la  escultura como una metodología para explorar y entender las cosas del mundo rehaciéndolas. El 2009 de regreso en Chile, funda junto a María Berríos e Ignacio Gumucio el colectivo y editorial vaticanochico, que postula la curiosidad como motor del conocimiento y del autoaprendizaje. Actualmente vive y trabaja en Santiago, compartiendo su tiempo entre sus investigaciones y la enseñanza en la Escuela de Arte de la Universidad Diego Portales.
Recientemente realicé una exposición -Tabla rasa- en la que me pregunté sobre la realización de formas usando procedimientos que me impidieran ver lo que estaba haciendo. Se trató de una serie de túneles bajo tierra, hechos a la escala de mis manos y brazos que llamé dibujos ciegos. Para verlos había que imaginarlos acostándose a ras de suelo y meter las manos en los agujeros. Estas excavaciones a su vez podían ser usadas como moldes; al llenar los túneles con mezcla obtenía esculturas del espacio excavado con formas que no siempre coincidían con lo que había imaginado con la palma de mis manos. En Kiosko me gustaría retomar la pregunta por el uso de nuestros sentidos para explorar la fabricación de formas desde la relación del dibujo y la escultura.