ANUAR ELIAS

BOLIVIA - MEXICO

Retrato de autor, Trampa para erratas

Revisando el trabajo que hago desde hace 5 años me di cuenta que nada es mío. Pretendí apropiarme de algo tan ajeno como el lenguaje, es la triste forma en la que el ego se alimenta: adjudicarse la autoría de una creación. En mi decepción adopte la manía de mirar espejos durante mucho tiempo, pensando que era la única forma de sentirme propietario de algo absolutamente mío.

Me preguntaba quien los había inventado, quien los fabricó y cual era el dueño de cada uno de los espejos en los que me sentí, por primera y ultima vez, dueño legitimo de algo. Hoy, que vivo en conflicto con la autoría de mis propias cosas, he decidido renunciar a la única pertenencia de la que podría sentirme orgulloso: la imagen que me mira desde esas aguas, tan perecidas a las que sucumbió Narciso. 

Anuar Elias