GLENDA ZAPATA

Bolivia

Artista en Residencia

Glenda Zapata
 
La condición de humano, la materia perecedera, el tiempo inexorable que deja su sello en la piel.
Me pregunto en qué lugar debiera resguardarse uno de uno mismo, quizás convertirse en médula para habitar dentro el hueso, estos huesos duros de quebrar que se astillan en mil espejos para reflejarse en cuarenta y ocho posiciones distintas, la mitad de ellas son pesadillas.